Voces de la formación

Por: Mariela Rodríguez Lira.

En los últimos 70 años se han desarrollado nuevos sistemas que ayuden a solventar los diferentes problemas que se han dado por el mal uso de las tecnologías como lo es el riego y el fertilizante que ha degradado los suelos. Por esto en el siglo XIX se realizaron estudios para la absorción de nutrientes en las plantas, y a partir de entonces la técnica de la hidroponía se ha llevado a cabo en muchos países.

Los sistemas agrícolas tradicionales cuentan con bases que contribuyen al mantenimiento del ambiente, conservación del suelo, de especies endémicas, la subsistencia de familias campesinas  y representa un sistema de desarrollo agroecológicos sostenibles lamentablemente en la época en que vivimos, una serie de factores como la urbanización dominante, el cambio climático, y los altos precios de la energía, la demanda alimentaria, la limitación de recursos entre otros, están afectando la disponibilidad alimentaria mundial y transformando el consumo, la producción y el mercado de alimentos.  En un contexto como este se hace necesario la implementación de respuestas hacia los consumidores, tanto a nivel individual como de grupos.

Una de las claves para afrontar el futuro con éxito es la conservación y el uso sostenible de los recursos vegetales para la agricultura y la alimentación.

Con la hidroponía o agricultura hidropónica es una alternativa en este sentido, se pueden con un reducido consumo de agua y pequeños trabajos físicos, pero con mucha dedicación y constancia, producir una gran cantidad de hortalizas y verduras, frutales, gramíneas y leguminosas, tubérculos y hierbas de olor, ya que es un método utilizado para cultivar plantas usando soluciones minerales en lugar de suelo agrícola. Además de que se puede llevar acabo en pequeños espacios de las viviendas, aprovechando en muchas ocasiones elementos desechados, que de no ser utilizados causarían contaminación (Mougeot, 2006).

La importancia de aprender nuevas formas de cultivo radica en que estamos viviendo una época de cambio como seres humanos y que esta situación nos plantea nuevos desafíos. La mayoría de las naciones del mundo están preocupados por lo que está sucediendo, como lo es el uso irracional de los recursos naturales, la pérdida de bosques, los altos niveles de pobreza, la inseguridad alimentaria, el crecimiento acelerado y desordenado de la población, y no es solo cuestión de datos y estadísticas, sino que son cambios que se perciben y que actualmente a todos nos toca vivir.

Actualmente ya somos más de 7000 millones de habitantes y la mayoría de nosotros vivimos en zonas urbanas. Datos de la FAO indican que para poder abastecer la demanda de alimentos de toda la población se requiere triplicar la producción. Pero entonces nos preguntamos ¿en dónde? y ¿con que recursos?

En el sector restaurantero la materia prima es primordial para que este exista, además que la agricultura es de vital importancia para la supervivencia del ser humano; aunque gracias a diferentes estudios se sabe que la los seres humanos vivimos en zonas urbanas; que la población aumenta de forma continua; que algunos de los recursos naturales sobre los que se basa la agricultura tradicional son limitados o están sometidos a un proceso de erosión creciente y que  para abastecer una de las necesidades básicas de alimentación relacionados con los índices de natalidad que hay en la actualidad, se necesita que la agricultura aumente su producción, y por consiguiente el aumento de consumo de ciertos recursos, evitando la erosión y deforestación de los suelos para conseguir espacios donde sembrar. Es por eso la importancia de conocer acerca de nuevos métodos agrícolas, como la hidroponía, exponer sus aportaciones y beneficios en general, para que se conozca e impulse por los agricultores esta técnica.

En la actualidad, el estudio del campo mexicano es multidimensional pues implica temas productivos, sociales y económicos puesto que la agricultura siempre ha generado cierta derrama económica, ya que abarca desde el consumo local hasta la exportación de diversos productos agrícolas.

Bibliografía

Mougeot, L. J. (2006). Cultivando mejores Ciudades, Agricultura urbana para el desarrollo sostenible. Ottawa, Canada: Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo.